¿Cuáles son los Costes de Explotación de un Salón?

Esta publicación investiga los varios tipos de costes asociados con la explotación de un salón y cómo gestionarlos para maximizar los beneficios.

Es importante definir los 3 elementos de coste siguientes con la máxima precisión para generar un cálculo general que te permita determinar tu facturación y tus costes de explotación. Con ello podrás establecer unos claros objetivos de facturación que te llevarán a conseguir unos beneficios sólidos y alcanzables.

Costes de material

Los costes derivados de la compra de los productos necesarios para los servicios que ofrece el salón así como para llenar tu stock de productos para la venta directa a los clientes.

Costes generales
Todo lo indicado a continuación pertenece a tus ‘costes generales’ del salón. Son costes que se deben ir comprobando periódicamente. Puedes descargarte una lista de comprobación y una calculadora rápida de todos estos costes seleccionando el fichero ‘Costes generales’ del cuadro de descarga.

depreciación, dinero para gastos menores, publicidad, reparación y mantenimiento, coche de empresa, electricidad, gas, agua, residuos, impuestos por el tratamiento de aguas residuales, costes de viajes, teléfono, fax, Internet, correo, alquiler, gastos de trabajo, materiales de oficina, limpieza, costes informáticos, periódicos, revistas, contabilidad, promoción, decoración del salón, revistas del sector, seminarios, seguro, seguro del empleador, seguro de responsabilidad civil del salón, indemnizaciones por daños y perjuicios, impuestos locales sobre actividades empresariales, impuestos relativos al turismo, asesoramiento, pagos a la cámara de comercio, sueldos de los empleados, costes de movimientos de caja, dispositivo de pago electrónico, intereses de préstamos y/o créditos, donaciones, vestuario de trabajo, etc.

Costes de personal
Normalmente estos costes forman la mayor parte de los costes totales de explotación y es difícil reducirlos. Para calcular el total, debes tomar el sueldo bruto por empleado y añadir los costes de la empresa (p. ej. impuestos de la empresa y costes de la Seguridad Social para cada empleado).

Es habitual cometer el error de no incluir el sueldo del propietario en los costes de los empleados. Si el propietario recibe un sueldo, este importe debe añadirse a los costes de personal.

Usar estas herramientas de cálculo te ayudará a evaluar rápidamente la información financiera clave de tu salón y a adaptar tu estrategia de negocios de manera acorde. Además, ASK Education Seminarios ofrece seminarios de negocios específicos para ayudar a maximar el éxito de tu salón.

más etiquetas